Page 4 - 72
P. 4

Editorial     GESTIÓNSINDICAL72

             La crisis económica en el país
           y sus efectos en las universidades

                           públicas

           En este espacio editorial lo hemos dicho una y otra vez, la oportunidad que
                      supone la educación en general, y la educación superior en concreto, para
                      consolidar el crecimiento y posterior desarrollo social, es de vital impor-
                      tancia para nuestro país. Porque la educación superior constituye en la
                      actualidad uno de los instrumentos principales con que cuenta el poder
           público en su intento de afirmar el desarrollo de México, por lo que el gasto público
           destinado a esta finalidad debe ser considerado como una inversión a mediano y
           largo plazo que nos permitirá certificar nuestro futuro como nación democrática.

              En este empeño, los gobiernos deberían dedicar esfuerzos para que la sociedad
           en su conjunto sea capaz de asimilar los conceptos y métodos cada vez más cam-
           biantes que se aplican en las sociedades actuales. Por tanto, y de acuerdo con esta
           postura, no basta con asegurar el acceso a la educación para todos, aunque esto ya
           constituya por sí solo un fin deseable, sino que además, los conocimientos aprendidos
           deben corresponder a las necesidades sociales y servir para garantizar el desarrollo
           político, económico y social de las sociedades democráticas. Es decir, se requiere de
           impulsar –económica y conceptualmente– una educación para todos.

              Sin embargo, desde hace dos décadas –o más– los gobiernos federal y estatal,
           han intentado deslindarse de su compromiso constitucional para proporcionar la
           educación gratuita a los mexicanos. Por lo que observamos que son varios y diversos
           los factores que nos han llevado a la crisis económica en las universidades públicas,
           afectando todos los ámbitos de la vida de los universitarios y con escasas perspec-
           tivas de solución.

              Como bien sabemos, fue a partir de 2002 que, ante los problemas financieros
           de las instituciones de educación superior, se inició un programa de rescate de las
           universidades públicas, basado en la entrega de fondos extraordinarios para hacer
           efectivo un apoyo a corto plazo. El problema se agudizó en 2017, porque mientras
           el promedio anual de aportaciones del presupuesto era de 944.3 millones de pesos,
           la Cámara de Diputados aprobó sólo 600 millones, el monto más bajo de todo este
           periodo sexenal.

              Todo esto repercutió de manera importante y directa en las universidades públicas,
           ya que son estos los espacios que congregan de manera cotidiana y permanente a
           cientos de miles de trabajadores y de estudiantes universitarios que participan en
           un amplio e intenso proceso de formación universitaria, poniéndose en contacto con
           temas altamente significativos (salud, justicia, infraestructura, ambiente, urbanización,
           educación, pobreza, economía, subordinación y política) que son parte sustancial
           del currículo de carreras, incluyendo las ingenierías, las ciencias, las humanidades
           y las artes. Lo que ha hecho que la comunidad universitaria sea una población crí-

           2
   1   2   3   4   5   6   7   8   9